8 oct. 2016

Analizando #5 Its Ends With Us



Pues sí, tenía que hacer esta entrada recopilatorio de momentos absurdos en este libro de Colleen Hoover. No va con spoilers, son las situaciones “cotidianas” que se relatan en el libro, el contexto tan absurdo que crea la autora, lo que voy a contaros. Lo siento para aquellos a los que os encante la autora o incluso adoréis este libro pero hay cosas que tienen tela.

Nos gustaría que si os ocurren escenas así nos las dejarais en los comentarios y podamos hacer una entrada recopilatoria con vuestras escenas.
1. Comencemos con el que más me dejó en plan “WTF!!”. Os pongo en situación, el protagonista es neurocirujano, de esos que prácticamente viven en el hospital Pues bien la situación fue la siguiente, salió de trabajar con el uniforme y CON EL FONENDO EN EL CUELLO. ¿En serio? ¿Qué medico termina de trabajar y se va de esa guisa? Que además es antihigiénico total.
Para quien no sepa que es un fonendo os dejo una fotito.


2. Otra de las ideas brillantes del protagonista es cuando va a buscar a la prota a su apartamento, no sabe en cual vive exactamente así que no se le ocurre otra que TOCAR EN TODAS LAS PUERTAS HASTA QUE LA ENCUENTRA. Creo que dice que ha tocado al timbre a 20 y pico puertas. A ver muchacho, ¿no podías haber mirado en los buzones donde vive? O si por un casual en Boston no hay buzones pues pregunta a los vecinos, hubiera sido más rápido, fácil y menos molesto.


3. Luego está el amigo gay, que sale literalmente 2 veces y la segunda es solo mencionándolo. La tía nos dice que fueron compañeros de trabajo, pero que realmente no son amigos cercanos. Pues el tío lo primero que hace cuando aparece es RECOLOCARLE LAS TETAS. Porque claro, todos los amigos gays, o compis de trabajo, vamos gays que tengamos alrededor, lo normal es que te manoseen. Aparte de ser un estereotipo como una casa, es absurdo.


4. Este punto me dolió especialmente porque la protagonista tiene los mismos estudios que yo, económicas especializada en Marketing. Pues a la lumbrera no se le ocurre otra cosa que abrir una FLORISTERÍA  PARA PERSONAS A LAS QUE NO LE GUSTEN LAS FLORES. Para empezar, falla de lleno al escoger a su público objetivo, porque las personas que busquen flores van a huir y a quien no le gustan..¿para que van a ir? Además las flores son algo normalmente que se regala, o para situaciones tipo funerales, bodas…etc
Lo mejor fue el momento en que propuso poner maceteros negros en lugar de cristal, ¿para que no se vean las flores no, bonita?

5. La floristería gótica es todo un éxito el día de apertura, llegando a que todo el mundo le dice que tiene que contratar a gente. No solo eso sino que en el periódico local lo nominan como mejor negocio.

6. Esta situación es de lo más inverosímil del mundo. Cuando está arreglando la floristería aparece una tía en la puerta diciendo algo así como “Soy rica, tengo mucho dinero y mucho tiempo libre, pero quiero trabajar para ti como una mula porque me aburro. Ah y te acabo de conocer pero ya quiero ser tu best friend”. Exactamente no dice eso, pero la idea que se extrae es esa.

7. Y no es la única rica aburrida en Boston, ya que aparece luego otro personaje rico que como se aburre es aparcacoches. Pobres ricos de Boston.

8. Para finalizar algo muy tonto, y es que la protagonista de joven escribia un diario y lo escribía como si fueran cartas dirigidas a Ellen Degeneres….es como si aquí las adolescentes le escriben a Ana Rosa Quintana.

Hay muchas más situaciones sin sentido, pero ya contienen spoiler y no quiero tampoco desvelaros nada importante, solo os puedo decir que este libro está ambientado en un Boston de color de rosa donde no existen los buzones, el mundo es un pañuelo y los ricos se aburren y trabajan para ti gratis. Muy real todo.

¿Os habéis encontrado con situaciones similares en algún otro libro?


5 comentarios:

  1. Ay jajajaja no me puedo creer lo que leo xD Me voy a quedar sin duda con la floristería y su gran éxito, que ganas de "innovar" y crear algo absurdo xD
    Por otro lado, lo del amigo gay me cabrea bastante. ¡Cuándo dejarán los estereotipos! Que nadie tiene que andar manoseando a nadie, por mucha amistad que se tenga o su orientación sexual D:
    Besitos <3

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAAJAJ Vale, ¿no conocéis a ningún ricachón de Boston que quiera venir a hacerme la limpieza semanal? Es que veo que por esos lares se aburren la vida.
    Y yo creía que Calendar Girl era inverosímil, pero tiene competencia XD
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya tela de libro!
    No lo he leído pero después de esto no me entran muchas ganas, la verdad.
    Por cierto, me flipa lo de la rica de Boston que quiere trabajar en la floristería como una mula jajaj
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. jajajaj Me han entrado muchas ganas de leerlo, porque con lo que cuentas debe ser muy divertido leer todas estas chorradas. Lo de Ana Rosa Quintana me ha matado jajaja En fin, vaya situaciones las de este libro xD

    ResponderEliminar