19 jul. 2016

A Debate #72 - Moralidad


Hoy vamos a hablar sobre cómo afecta la moralidad a la percepción de los libros.
 
Todos tenemos nuestros valores morales, que pueden ser iguales o diferentes a los de los demás. El caso es que cuando leemos un libro puede que se produzca un conflicto sobre cómo ve el autor las cosas y como las vemos nosotros. Lo que para el autor puede ser normal, aceptable, para el lector puede ser inaceptable.
Creo que me voy a explicar mejor con unos ejemplos, y como me ha afectado a mí.

Voy a comenzar con un valor moral, que es cierto que tengo, pero que no me afecta tanto.
Estoy en contra de las drogas, y sobre todo de que los jóvenes se droguen, no soporto que se trate como algo normal, cotidiano, que no se condene.
Un ejemplo es el libro Y todos miramos al cielo, donde ocurre esto, y si es verdad que le resté algo de nota porque no me sentía cómoda al ver como los jóvenes se drogaban como si nada.

Otro caso similar es el de las infidelidades, sobre todo en el caso de que la pareja lo sabe, lo acepta y se queda siendo un cornudo/a como si nada. Lo siento, pero me parece patético y hace que mi percepción del libro cambie.

INCISO – Este debate no es para hablar sobre si las drogas son buenas o malas, esta es mi opinión y al igual que yo respeto a los demás, por favor respetadme a mí. Aquí quiero hablar de cómo afectan nuestros valores a la hora de leer un libro.

El segundo caso es el más grave y el que me hizo ponerle un cero a un libro.
Hablaré del pecado, pero no del pecador así que podéis leer sin problemas.
En este libro, la protagonista, ya adulta, llevaba años sin hablarse con su madre porque cuando era joven una noche el novio de la madre intentó abusar de ella. El caso es que le dijeron que estaba durmiendo y se lo había imaginado, la madre no la creyó y se puso del lado del novio.
Años después, ella quiere reconciliarse con su madre, se ha convencido de que se lo imaginó todo.
El caso es que se descubre que NO, que fue real, el tío intentó abusar de ella, y no sólo eso, sino que la madre lo sabía y aún así siguió con él y no apoyó a su hija. Además, su propia hija, la hija del tío, había sufrido abusos, pero todos actuaban como una familia feliz como si nada pasase.

Y es que eso no es lo peor, sino que la protagonista al descubrirlo, decide perdonar a su madre y hacer como si nada hubiera pasado ya que el novio de la madre murió.
Fue leer eso y darme arcadas. Lo siento mucho, pero no puedo tolerar que quede inmune un acto así, y encima que se perdone como si nada. Jamás podría perdonar a una madre que en lugar de cuidar de su hija se queda con un cabrón que intentó abusar de ella.
En el libro en lugar de condenar los actos, se perdonan.

En este segundo caso, todo ocurre al final, y todo lo anterior no está mal, es entretenido, pero al ver esa conclusión, esa resolución de los personajes, chocó con mis valores y odié el libro. Más bien me da asco, y no pienso leer nada más de la autora.

Como veis hay casos y casos, lo de las drogas es algo más moderado, si el libro está bien tampoco me afecta mucho, pero en el segundo caso es imperdonable.

¿Os ha pasado algo parecido con algún libro?




11 comentarios:

  1. Hola, pues te entiendo perfectamente y me parece de lo más lógico. Por muy entretenido que sea un libro o bien llevado que esté, si hay algo con lo que no estamos de acuerdo es muy difícil tener una opinión que no está influenciada con eso. Me ha pasado, como comentas en casos de infidelidades, o cuando un personaje hace algo imperdonable, al menos según mis estándares y va y lo perdonan... Hay casos así y creo que es inevitable que no afecte, por otro lado, si no es como crítica, no entiendo que alguien vaya a escribir algo del estilo si no cree en ello. ¿Alguien que está en contra de las drogas va a escribir una novela en la que se consuman con normalidad, sin crítica y en cuya novela al final el mensaje es que no es para tanto? Yo no sería capaz, por lo menos. Creo que si no quieres hacer crítica, como mínimo evitas el tema.

    Un debate de lo más interesante ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Es un buen debate pero no puedo estar de acuerdo contigo. Las transgresiones morales existen, y la literatura no tiene como objetivo neutralizarlas. Tal vez no estés de acuerdos con ellas, y sea indiscutible la moralidad del asunto, pero tampoco creo que un libro deba hacernos sentir incomodos siempre. Como decía Oscar Wilde en el prólogo del retrato de Dorian Gray, Los libros no son morales o inmorales. Los libros están bien escritos o mal escritos. En eso se resumen mi opinión sobre el tema.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío. Yo no creo que se quiera referir a eso, por supuesto que está bien que existan novelas que nos hagan salir de nuestra zona de confort, pero lo que yo creo que abre el debate es que cuando tratan temas así eso modifica nuestra opinión sobre ellos. Por ejemplo, yo puedo analizar objetivamente una novela, y trato de hacerlo, pero aunque esté bien escrita, bien estructurada, con personajes bien construidos, si sucede algo como lo que estamos hablando, a pesar de eso mi percepción de la historia puede no ser positiva, porque choca con mis ideales. La cuestión es: con estos temas tratados ¿se modifica nuestra opinión? En mi caso sí, ese es el debate, no si deben existir libros así o no, al menos así lo he entendido yo.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  3. No me había parado a pensarlo. De todos modos me parece que si los libros fuesen siempre de acuerdo a nuestra forma de pensar perderían interés y las historias no darían tanto juego.
    Un besitos

    ResponderEliminar
  4. Hasta ahora no me ha pasado, o bueno no me he parado a pensarlo la verdad, no se que haría en tal caso, pero siempre trato de tener mente abierta y tolerancia con los libros.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Me parece un debate muy interesante el que has propuesto. Me parece que lo que dice Albatecuenta es cierto, pero hay ocasiones en las que un autor puede ejemplificar un caso con el que no está de acuerdo pero para criticarlo. Es decir, se puede dar el caso en el que pongas ese ejemplo de un abuso y que todo el mundo haga como si nada con el objetivo de criticar que esas cosas ocurren y mostrar la dureza de la vida. Aunque no sé si el libro de lo que hablas.

    En mi caso, esto que cuentas me paso con "Cincuenta sombras de grey". Cuando terminé el primer libro me puse a pegar brincos por la reacción de la protagonistas porque no podía entender como una chica con dos dedos de frente podía estar actuando así. Y quise dejarlo ahí porque estaba segura que, dado que había más libros, la cosa iba a cambiar.

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  6. A mí me pasó algo parecido con una autora de la que había leído bastantes libros. En general me habían gustado todos, pero sí es cierto que uno de ellos no me terminó de gustar porque la pareja de la protagonista le levanta la mano en un momento, y al final se le perdona. Es cierto que puedo no estar de acuerdo con lo que se escribe, y está bien salir de la zona de confort de cada uno, pero también es verdad que un libro me va a gustar o lo disfrutaré más o menos según mis valores. También hay libros que se pueden considerar obras maestras por cómo están escritos y cómo se expresan, pero no gustan a todo el mundo por su contenido.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Bueno, primero que nada, no se debería confundir al autor con los personajes. El autor escribe pero no quiere decir que porque el protagonista sea un asesino el autor asesine. Las historias no tienen que ver con los valores de los autores y sí de los personajes. Tolstói era un hombre muy conservador y escribió un libro con una protagonista que atentaba contra cada fibra moral de su cuerpo, sin embargo, Ana Karenina es una obra maestra y no comparte valores con Tolstoi pero no quita que haya salido de él.

    Como escritor, se forma un pequeño universo con personajes, como tales, habrá quizás alguno con el que autor pueda decir 'me parezco porque está en contra del aborto o la violencia' pero no por eso el autor vuelca su pensamiento al libro. Un escritor puede caracterizar de manera magistral a un personaje que es exactamente, opuesto a él mismo porque ahí está la verdadera magia y talento del escritor.

    Sobre si me afecta, la verdad, me gusta la novela negra. Y el género es grotesco por sí mismo. Nunca he tenido problemas de leer de sexo, drogas y asesinatos, porque tampoco busco cambiar de opinión con el libro, sólo disfrutar de una buena historia. Sí es verdad que hay libros que tratan temas fuertes pero no es problema para mí, después de todo es literatura.

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
  8. Yo no tengo problema con ningún tema que se trate en un libro, por escabroso o reprobable moralmente que pueda considerarse. Siempre asumo que todo es ficción y si el autor lo utiliza para transmitir algo y lo hace bien, es un recurso perfectamente válido. El primer ejemplo que me viene a la cabeza es Lolita, pero también pasa lo mismo con Historia de O. Recuerdo que terminé American Psycho espantado por la forma en la que se retrataba la violencia, y sin embargo tengo que reconocer que es una novela excepcional. Una de las cosas que me encantan de la literatura es que nos pone en situaciones inesperadas, nos revuelve por dentro y nos hace plantearnos cosas que jamás habríamos imaginado.

    Quizá me resulta más difícil cuando sé que es el propio autor el que tiene una ideología que choca con lo que yo considero correcto. Por ejemplo, la novela Maestro Cantor me gustó muchísimo en su día, pero ahora que sé que su autor, Orson Scott Card, critica a los gays y hace campaña contra el matrimonio homosexual, no la leería de la misma forma. A pesar de todo siempre trato de separar obra de autor y disfrutarla igualmente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Justamente me ha venido eso a la cabeza recientemente, acabo de terminar un libro donde el protagonista le es infiel a su esposa, tambien protagonista, con una chava de 19 años. Odie y repudie eso pero cuando vamos leyendo mas del libro me llevo la sorpresa que el protagonista tambien engaño a una ex novia para esta con la que ahora es su esposa y me puse a pensar por que una de las dos infidelidades me afectaba mas que la otra.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Puf mira me ha llamado mucho la atención tu entrada, y la verdad es que tienes muchiiiiisima razón. Es inevitable que al reseñar un libro o al opinar sobre él no sea indiferente la moralidad que contiene. Normalmente no es algo que me pase con cada libro y acepto cosas bastante masocas o extrañas llegadas a un punto donde se puedan comprender o porque el libro sea así, como podrían ser los comportamientos de un psicopata en un libro policiaco, o no sé cosas más fuertes como las que comentas como drogas. Tampoco critico un libro cuando a pesar de que no me guste de lo que se habla se relata un caso real, como puede ser la vida de una niña en un país arabe, o los abusos sufridos de personas. Pero llega un punto con determinas cosas en las que no puedo aguantar. Yo al contrario que tu, diré el nombre del pecador, y es la saga de Malenka Ramos y su mundo sadomaso-sumiso-sectario y en donde 50 sombras se queda en la suela del zapato.
    Besos!!

    ResponderEliminar