18 abr. 2017

Reseña #464 - American Gods

Título: American Gods
Autor: Neil Gaiman

Número de páginas: 635
Editorial: William Morrow













Sinopsis
"La vida en la cárcel es dura. Pero siempre queda un rayo de esperanza si sabes que, a la salida, te espera una mujer que te ama, un amigo que te quiere, un trabajo que adoras... Todo eso es lo que quiere Sombra, que está a punto de salir de la cárcel... Pero un día le comunican que su mujer y su mejor amigo han muerto en un accidente de coche. Entonces, contratado por un extraño anciano experto en timos y estafas que responde al nombre de Wednesday, Sombra empieza un interminable viaje a lo largo y ancho de América, perseguido por el espíritu de su esposa, en el que descubre el límite entre lo humano y los divino, y que las reglas que rigen el mundo de los hombres no son las mismas con las que los dioses conducen el mundo."

Antes que nada quiero poneros en antecedentes ya que yo este libro lo he leído en inglés, y en una versión extendida hecha por Neil Gaiman, porque sí, él es un autor al que le gusta sacar varias versiones de sus libros con los años y cambiar cosas, añadir...etc. Dicho esto, he de añadir que llevaba desde enero intentando terminarlo, pero en serio, es un libro denso. Además, me lo habían recomendado mucho mis amigos y en breve sale la adaptación televisiva que han hecho por lo que tenía hasta presión por acabarlo ya.

Dicho todo esto, procedo a la reseña. Este libro nos narra la vida de Shadow, un hombre que está en la cárcel, y todo comienza el día en el que al fin puede salir, reencontrarse con su mujer Laura y volver a su vida, pero, ¡ah! cosas de la vida, justo cuando sale le dicen que su mujer ha muerto en un accidente de tráfico. Y, por cierto, no muere en el típico accidente de tráfico, yo flipé bastante con las circunstancias de su muerte, pero es algo que debéis descubrir vosotros (y a ver si en la serie no lo cambian).  
Además, su camino se cruza con el de un misterioso hombre llamado Wednesday que le ofrece trabajo yendo con el por toda América, sin saber muy bien en qué consiste su trabajo, pero él acepta. A partir de aquí todo se lía y descubrimos que realmente lo que ocurre es que hay una guerra entre los antiguos dioses; esos dioses que los primitivos habitantes del país crearon o llevaron desde otros países y los nuevos dioses; los dioses de la tecnología, del mundo...

La verdad es que es un libro extraño, que tiene escenas que a veces me ha costado pillar, también porque leer a Gaiman en inglés no es lo más sencillo del mundo y, como he dicho antes, es un libro denso, muy denso. Sentía en muchos momentos que la mitad de las escenas me sobraban, muchas veces me aburría y por eso también he tardado en leerlo. Pero es indiscutible que Gaiman crea un mundo apasionante dónde los dioses son personas normales que pueden hasta trabajar en una funeraria. 
Esta visión de los dioses me ha gustado mucho y cada vez que ves un nuevo personaje ya piensas si será un dios, y qué dios será. Además, hay dioses de todas las mitologías que te puedas imaginar, a muchos de ellos ni los conocía, pero me ha resultado muy interesante. También en la historia se entremezclan pequeños fragmentos que cuentan las historias de diferentes dioses o de algunos personajes relacionados.

Una cosa que tiene Gaiman es que sabe darle un giro a todo en un segundo, de repente piensas que ya todo está hecho y te mete una escena que te deja con la boca abierta. Y es que el libro es denso, pero el último tercio del libro es trepidante. No hay grandes batallas ni nada por el estilo, pero la estrategia de los personajes, ese juego mental por el que te han ido llevando durante toda la historia y que ahora ves y entiendes es como... bua, me explota la cabeza. Estaba todo ahí, delante de todos y no lo vimos venir.

En cuanto a los personajes tengo que decir que ninguno me ha gustado especialmente. Shadow es el protagonista más sieso y aburrido que he visto desde Harry Potter. Es un héroe tan normal y tan falto de gracia que no me llena, pero creo que es justo la cosa de su personaje, que es tan normal que aburre. Wednseday me ha gustado más porque el tío es un estratega, inventa cada estafa inteligente que dan ganas de ponerlas todas en práctica y es el típico cabronzado. Además, es de esos que siempre dudas de si será bueno o malo porque hace cosas buenas, pero le ves algo oscuro y eso me gusta. Por otra parte, la gran sorpresa para mí ha sido el personaje de Laura. Al principio la odiaba, no podía con ella, pero luego... me ha sorpendido para bien. Además tiene bastante importancia en la historia y acaba demostrando ser mucho más de lo que aparenta. 

En general, ha sido un libro que me ha gustado, tiene unas ideas muy interesantes que Gaiman sabe desarrollar. Es original, eso no puedo negarlo, pero también es pesado de leer y quizá eso haga que no sea un libro para todo el mundo. 
Tengo ganas de ver la serie porque tiene pinta de ser bastante decente.

Puntuación: 3/5 cupcakes 

                                              








4 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Me ha sorprendido que el autor saque ediciones nuevas de esta novela con añadidos y cambios y demás. La verdad es que me resulta curioso jeje. Este libro despertó mi interés a raíz de la realización de la serie, que tengo mil ganas de que se estrene, pero no sé si podré leerlo antes de que ocurra.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía el libro pero tiene pinta de interesante así que no descarto leerlo, eso si, yo en español. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No he leído nada de Neil Gaiman y me han recomendado justo este libro por la mitología. Ya lo tengo en pendientes y espero poder leerlo pronto, aunque entre la cantidad de paginas y lo denso que dices que es me da miedito jaja.
    No sabia lo de la serie, estare atenta, por igual la veo :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    No leí nada del autor pero no creo que empiece por este libro. Mucho menos en su versión en inglés jaja
    Saludos desde Blog de una lectora apasionada

    ResponderEliminar